sábado, 15 de mayo de 2010

"V", la serie


Estrenada en 2009 en Estados Unidos y en Venezuela hace poco más de mes y medio a través de la señal de cable de Warner, la serie “V” ha resultado, desde mi punto de vista, un ostentoso y aburrido fracaso.
En el planeta Tierra dibujado por la serie, pareciera que no hay ejércitos ni presidentes que den la cara ante la abierta invasión aérea perpetrada por las veintiséis naves alienígenas que se han aparcado en los países más importantes del mundo. Y de todos los periodistas de ese mundo, solamente existe uno, Chad Decker (Scott Wolf),  capaz de entrevistar a su líder, la princesa Anna. Y a pesar de todas las dudas o cuestionamientos que pudieran pasar por la cabeza de Decker, la princesa Anna (Morena Baccarin) siempre encuentra la forma de engatusarlo, amenazándolo con quitarle la primicia de sus entrevistas.
La famosa y temida V Columna de la resistencia, no es más que un quinteto de personajes que van dando tumbos y golpes a ciegas contra el poderosísimo enemigo extraterrestre.
Lo peor de la serie es sin duda la ingenuidad de su trama, la cual se convierte en ocasiones en un verdadero insulto para cualquier espectador medianamente avispado.  
A pesar de su actuación un tanto robotizada, siempre es un gran placer ver y disfrutar de la gélida belleza de la princesa Anna. Refiriéndose a la ausencia de cualquier destello de emoción en su hermoso rostro, en estos días recibí en mi Twitter una nota que decía que “la princesa Anna era la hermana gemela de Sheldon (el personaje co-protagónico de THE BIG BANG THEORY)”. El comentario me pareció genial.
Pero regresando a la belleza la princesa Anna, es obligatorio comentar que le hace un pobre honor a la impactante hermosura de la actriz que la interpreta, la brasilera Morena Baccarin. En las fotos que ilustran este comentario, podrán confirmarlo con sus propios ojos. Aún estando gordita, la exuberante y latina lindura de la Baccarin sobrepasa con creces a las de su frío y calculador personaje en “V”.

viernes, 14 de mayo de 2010

FRASIER


Una serie de televisión desaparecida en 2004, FRASIER continúa divirtiendo con sus excentricidades a miles de seguidores en el mundo entero gracias a las reposiciones. En Venezuela es retransmitida por la emisora Sony Entertainment, a primera hora de la mañana (a las 7:30 am, para ser más preciso), obligándome a ajustar mi horario de caminatas diarias antes de esa hora, o después de las 8:00 am, de manera de no perdérmela.
Lamentablemente, yo descubrí a FRASIER en su última etapa de transmisión en el Prime Time de Sony, hará ya un par de años. Así, los capítulos matinales de los que ahora disfruto, aunque viejos, para mí son totalmente nuevos.
Está demás expresar mi admiración y disfrute de esta comedia que logró mezclar un delicado humor, sarcasmo e inteligencia en cada una de sus entregas.
Ahora bien (y he acá el verdadero objetivo de este trasnochado comentario), ¿de dónde proviene la sensibilidad artística y los exquisitos gustos y extravagancias tanto del Dr. Frasier Crane como de su hermano el Dr. Niles?
Ambos son hijos de un matrimonio americano relativamente normal: Martin Crane era un policía de Saettle, mientras que la madrey Hester Rose Crane era siquiatra. La profesión de ninguno de los padres pareciera explicar el amor que sus dos únicos hijos desarrollaron por la ópera, el buen vino, los finos trajes o la comida francesa.
Al verlos actuar en escena, estos dos hermanos parecieran más bien personajes ingleses que norteamericanos. Ambos carecen, por ejemplo, de la peculiar afición que sienten los estadounidenses por el beísbol o el fútbol americano.
FRASIER es uno de los spin-off más exitosos de la historia de la televisión. La serie se apoya indiscutiblemente en el personaje de Frasier Crane, quien aparece como tal en la serie CHEERS, donde figura en 201 de los 270 capítulos de la esta comedia. En CHEERS, Frasier es un personaje más cercano al nerd intelectual y ridículamente arrogante, que al pomposo siquiatra que luego logra desarrollar en su propia serie. En la época de CHEERS, Frasier no se plantea barreras intelectuales ni culturales para enamorarse perdidamente de la descocada camarera Diana Chambers.
Pocos actores y menos aún sus personajes han logrado sobrellevar  exitosamente sus carreras luego de la desaparición de las series que les dieron fama. Es el caso de FRIENDS o SEINFELD, cuyos actores tomaron rumbos diversos con mayor o menor acierto una vez que estas series finalizaron, pero sus personajes definitivamente quedaron sepultados en sus fronteras. Pero de manera excepcional, este no fue el caso de Frasier Crane.
Ya en su propia serie (la cual apareció el 16 de septiembre de 1993, a los pocos meses del capítulo final de CHEERS), el Dr. Frasier Crane comienza a desarrollar una personalidad mucho más pomposa y exuberante de lo que había demostrado en el antiguo bar bostoniano. Comienza a hacer gala del dominio de varios idiomas, de sus estudios en Harvard y Oxford y de sus selectos gustos artísticos.
Esta deliciosa serie logró 37 premios Emmy durante sus once años de presentaciones, lo cual demuestra sin duda la enorme aceptación que tuvo tanto en el público y la crítica norteamericana.
El Dr. Frasier Crane (como él mismo se autodenomina, incluso cuando se identifica en sus conversaciones con Dios) es una suerte de anti-héroe. A pesar de su sólida formación, de su buena posición económica y de sus inteligentes (aunque casi siempre inoportunos) discursos, Crane es un personaje solitario y un buscador incansable del amor.
Pero aún en esa constante derrota, aun en medio de su infructuosa búsqueda, Frasier  parece no perder el ánimo. Y cuando se enamora, lo hace con la candidez de un adolecente.
Un humor tan sútil y refinado como el de FRASIER no le hemos vuelto a apreciar en la televisión desde su desaparición en 2004. Sin embargo, bienvenidas sean las reposiciones, las cuales me brindan un feliz y revitalizador despertar.